domingo, 29 de marzo de 2015

Señora

"Ya soy mayor"



Ya hace tiempo que vengo escuchando de jóvenes cuando se dirigen a mi, el apelativo de "señora", el tratarme de "usted"o el referirse a mi como una persona mayor. 

Aunque en verdad, en los primeros años (cuando apenas comenzaba a despuntar la treintena) si llegó hasta molestarme y sentía mi orgullo herido, pero hoy por hoy, resulta una aseveración muy interesante para mi, que me ha llevado a reflexionar unos instantes, para terminar por concluir que el haberme hecho mayor para mi había sido todo un regalo y todo un mérito que me había proporcionado la vida.

Es verdad que en ocasiones, me sorprende la imagen que me devuelve el espejo y que me conmueve ver como el tiempo ha ido dejando su huella en mi rostro y en mi cuerpo; pero también es cierto, que no me preocupan durante mucho tiempo esas impresiones temporales. Realmente, no cambiaría todo lo que tengo y todo lo que he conseguido hasta ahora por unas canas menos o por un cutis más terso. 

He aprendido, a pesar de todo el esfuerzo que me ha supuesto siempre por mi educación y por mi carácter autoexigente, a dejar un día sin hacer la cama o hacerla a más tarde de su "supuesta hora oficial"; o bien, dejar la cocina sin recoger inmediatamente después de ser utilizada, o comer alguna "cosita prohibida" por mi salud,... Y todo ésto, sin sentirme culpable, o sin sentir la necesidad de "machacarme" por el "desastre" dejado atrás o por no haber cumplido con mi "supuesto deber". Ahora hasta me permito alguna que otra excentricidad como el ponerme a bailar sola por mi casa con mi "pata de palo" y disfrutar como niño con una Play o con uno de esos juegos de maquinitas nuevos; o el pasarme dos o tres horas al día jugando con mis tres perros, sacándoles fotos que probablemente, sólo veré yo y quedarme abobada escuchando el canto de los pájaros que pasan por mi huerto.

He visto, desde muy temprana edad, como  algunos de queridos amigos y familiares muy cercanos como mi madre,  irse de este mundo, antes de haber disfrutado de la libertad que conlleva el ir haciéndose mayor e ir cumpliendo años y contemplar como también va cambiando el mundo a nuestro alrededor. 

En estos momentos, después de pasar por todo lo que he pasado, física y emocionalmente, puedo hacer lo que me plazca, porque a nadie le interesa si prefiero leer un buen libro, jugar con mi pc, hacer alguna de mis manualidades o pasarme la noche en vela viendo una película o porque uno o varios dolores se han puesto de acuerdo en darme la noche y luego dormir hasta la hora que me de la gana. Ahora soy la dueña de mi misma, soy la que elige para sí y la que se cuida y se mima, todo lo que le es posible y más.

Porque, ¿a quién le importa que baile al son y al ritmo que se me antoja, que cante en mi peculiar inglés o qué me pase llorando horas, mientras hojeo viejas fotografías, escucho esos boleros que me llegan al alma, o por un amor perdido o imposible? Lo que está claro es que si tengo que hacerlo, ¡lo haré! Y luego, volveré a ser la que soy, la misma. 

Aún tengo esperanzas de poder caminar con cierta soltura, mejorar mi calidad de vida y de ponerme aquella falda que me gustaba tanto y que me hacía tan buen tipo. Y aunque sé que cada día que pasa mi futuro será complicado en ese sentido, sigo sintiéndome satisfecha de todo lo que he logrado y de todo lo que logro todos los días de mi vida y ahora, cuando noto cómo cuando me contemplan furtivamente, esas muchachitas jóvenes o personas mayores que rondan mi edad, más o menos, con esas miradas de compasión y lastimeras, ya no me importa, sólo espero, que como yo, todas ellas también se hagan mayores y lleguen a ser viejitas, de una forma u otra, si la vida nos sornríe a todas. 

El dolor, el sufrimiento y el pasar por experiencias tan cercanas a la muerte, hacen que te vuelvas cada vez más fuerte física y emocionalmente, a la vez que más sensible a la aflicción y al padecimiento de cualquier ser vivo,  y todo ello, nos hace crecer como seres humanos. Al pasar por todo ello, he podido aprender que la imperfección también es bella porque he podido comprobar los dos aspectos en mi vida. 

Todo esto me hace sentirme totalmente orgullosa de lo que soy, por haber vivido los años suficientes para que mi cabello se llene de canas que trato mensualmente de cubrir, por continuar luchando por mi vida cada día, a pesar de todas las dificultades físicas que tengo para ello, por ser una superviviente, por seguir teniendo coraje y ansias de estar mucho mejor y por conservar, el sentido del humor, la alegría, el entusiasmo y la pasión que han permanecido conmigo desde que era niña y que son el carburante de mi vida junto con el amor de los que me quieren tal cual soy y estoy. Ahora me siento más libre, más desenvuelta y más autónoma (a pesar de mi creciente dependencia de otras personas en algunas actividades). 

La vida me ha dado dos oportunidades de nacer y sé que no voy a vivir para siempre, como lo sabemos todos; pero, me siento tremendamente satisfecha de lo que he llegado a vivir y a conseguir en mi vida hasta ahora, y mientras siga aquí, seguiré siendo fiel a mí misma, a mi propio corazón y desterraré el quejarme por lo que podría haber sido y (¡estoy en ello!) dejaré de preocuparme por lo que pasará mañana o en lo que me resta por vivir. Ésto se lo dejo a las "Energías Superiores".



¡Hasta pronto, cómplice!


Vesta


No hay comentarios:

* Premio Liebster Awards *

* Premio Liebster Awards *
Muchas gracias Estrella

* Afirmaciones Positivas Para Sanar Tu Vida *

* Afirmaciones Positivas Para Sanar Tu Vida *
Louise L. Hay

* "Las Fragancias De La Vida" *

* Nuestro Plan De Vida*

* "10 De Las Mejores Frases Del Dr. Martin Luther King" *

* "10 Citas Célebres De Lao Tsé" *

* "10 Citas Célebres de Nelson Mandela" *

* "Nuestros Pensamientos Enemigos" *