* Con mis mejores deseos y con todo mi cariño *

lunes, 20 de julio de 2015

Complicidad Solidaria

"De niña a mamá"

Marie tenía 12 años cuando la casaron con un hombre tres veces mayor que ella. Era la tradición en su pueblo. En menos de un años quedó embarazada y abandonó el colegio. Hoy con 16 años, tiene tres hijos y siente envidia de sus amigas, que aún siguen estudiando. El testimonio de Marie puede ser el de cualquiera de las más de 13 millones de niñas y adolescentes que se quedan embarazadas en el mundo. Niñas que no han dejado de ser hijas y que se ven obligadas a ser mamás.




Cada día, 20.000 niñas y adolescentes menores de 18 años dan a luz en países en desarrollo, según el estudio "Maternidad en la niñez" realizada por la UNPFA (Fondo de Población de las Naciones Unidas). 

Bangladesh, Brasil, República Democrática del Congo, Etiopía, India, Nigeria y Estados Unidos son los países con un mayor números de partos entre adolescentes. En estos siete países se dan el 50% de todos los embarazos adolescentes del mundo. 


Uno de los problemas a la hora de luchar contra los embarazos adolescentes son los matrimonios precoces, según la OMS (Organización Mundial de la Salud). 

Unas 39.000 niñas contraen matrimonio cada día, según la UNPFA, a pesar de los esfuerzos de Naciones Unidas para acabar con esta práctica. Muchos países han legislado ya en contra de los matrimonio de niñas, sin embargo, la realidad del día a día es muy distinta. Niñas y jóvenes menores de 18 años son casadas cada día renunciando, así, a sus vidas. La dote, que aún siguen recibiendo las familias de las niñas, anima a que muchos padres decidan casar de manera temprana a sus hijas.


Campañas como Stop Early Marriage (Paremos los matrimonios precoces), que se ha llevado a cabo en Etiopía, ayudan a que cientos de niñas no se conviertan en esposas o, por lo menos, "que retrasen el momento de tener hijos".

La maternidad precoz es un desafío importante. Muchos países han tomado medidas para prevenir los embarazos entre las menos de 18 años. "Pero hasta ahora, la sociedad sólo culpa a la niña por quedarse embarazada", explican desde la UNFPA. Por esta razón, estas medidas se han centrado en estas causas: 



- Inicio precoz de las relaciones sexuales.
- Desestructuración familiar.
- Falta de comunicación con los padres.
- Desigualdad de género.
- Pobreza.
- Violencia y abusos sexuales.
- Falta de educación.

Desde la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) alertan que "los embarazos adolescentes son una alarma temprana de la desigualdad, ya que se están produciendo en hogares pobres y en zonas sin inversión en bienes públicos", lo que plantea importantes desafíos de futuro.



Las consecuencias físicas y psicológicas de un embarazo adolescente son de gran magnitud. Por un lado, los cuerpos de las niñas y las adolescentes no están preparados para los cambios que suponen un embarazo y el esfuerzo de un parto. Así, estas jóvenes corren un riesgo de morir durante el embarazo o el parto cuatro veces mayor que las mujeres de entre 20 y 30 años y la tasa de mortalidad de los bebés es un 50% más alta, según la OMS. 

Además, las niñas que quedan embarazadas son discriminadas en su comunidad. Sus amigos y vecinos pensarán que si está así, es que "algo habrá hecho para quedarse embarazada" o que se lo merece por su comportamiento o en otros casos, son expulsadas de su comunidad. 

Las niñas pierden muchas oportunidades para construir su futuro. Muchas de ellas abandonan la escuela y renuncian a una formación que les ayudará a obtener los recursos para enfrentarse al mundo profesional. Se abre así, un círculo vicioso que mantiene a estas jóvenes en la pobreza.



Un ejemplo de ayuda a estas niñas y adolescentes, es el que tiene lugar en la República Democrática del Congo, donde 35 niñas y adolescentes y unos 15 bebés viven en la Casa Mamá Margarita de Goma. Un proyecto que nació en 2009 y que acoge a chicas en situación de vulnerabilidad, víctimas de abusos sexuales, niñas de la calle o adolescentes embarazadas. La violencia hacia las mujeres es un problema grave en RDC, donde dos de cada cinco mujeres son violadas, y el persistente conflicto en la zona de los Kivus no ayuda a mejorar. 



La respuesta para las madres no es sólo un lugar donde vivir, alimentarse y recibir atención médica, también constituye una oportunidad para su futuro. Las chicas se alojan en casa de colores con sus hijos, donde aprenden a vivir en familia y se les ayuda en la crianza y los cuidados del bebé. Además, se les ofrece educación primaria para las que no la tienen y formación profesional para poder ganarse la vida en el futuro. 



En conclusión, se aprecia que en todas las regiones del mundo, la realidad indica que las niñas y adolescente con menos educación tienen más riesgos de quedarse embarazadas, mientras que las que permanecen en la escuela reducen este riesgo. 

La educación, por tanto, disminuye las posibilidades de embarazos precoces. Una niña que va a la escuela va a entrar en un círculo virtuoso que romperá con la pobreza. Esa niña va a casarse más tarde será una madre responsable y querrá que sus hijos vayan a la escuela, conocerá medidas de higiene y salud, cuidará mejor de su familia, tendrá un mejor empleo, conocerá sus derechos y querrá ejercerlos, hará oír su voz y trabajará para mejorar su entorno. Así, la educación es la pieza clave para el desarrollo de los pueblos, "Educar a una mujer es educar a un pueblo"


* Fuente: www.misionessalesianas.org



¡Hasta pronto, cómplices!





No hay comentarios:

* Premio Liebster Awards *

* Premio Liebster Awards *
Muchas gracias Estrella

* Afirmaciones Positivas Para Sanar Tu Vida *

* Afirmaciones Positivas Para Sanar Tu Vida *
Louise L. Hay

* "Las Fragancias De La Vida" *

* Nuestro Plan De Vida*

* "10 De Las Mejores Frases Del Dr. Martin Luther King" *

* "10 Citas Célebres De Lao Tsé" *

* "10 Citas Célebres de Nelson Mandela" *

* "Nuestros Pensamientos Enemigos" *