jueves, 23 de enero de 2020

"¡Protejamos a Nuestros Hijos!"

Protejamos a Nuestros Hijos!"


LA HISTORIA VIRAL DE UNA MADRE CANSADA DE LOS EXTRAÑOS QUE OBLIGAN A SU HIJA A SONREÍRLES.


Te invito a compartir este relato esencial sobre cómo y cuándo enseñamos a las niñas y niños a respetar su cuerpo y su espacio personal:

Un hombre se sentó junto a mi hija en el autobús. El autobús no estaba particularmente ocupado, pero él eligió el asiento junto a ella. Entonces mi hija se puso de pie y se acercó a mí. Tal vez no se sentía cómoda sentada con él.

Ohhh, no tengas miedo. Vamos, choca esos cinco’ dijo el señor.

Ella no quería hacerlo. Se volvió hacia mí y se negó. Le sonreí y luego mi hija y yo volvimos a nuestra conversación.

“¿Estás esperando la Navidad?”, le preguntó el señor a mi hija.

Pensé que tal vez estaba solo, así que sonreí y respondí en su nombre. Intercambiamos las bromas habituales que la gente comparte en esta época del año. Un breve resumen de los planes de mi familia y el disfrute de la temporada. No soy muy buena socialmente, pero trato de ser cortés y odio pensar que alguien esté solo en estas fechas.

¿El gato te comió la lengua? ‘ Lo intentó de nuevo. Tocándole la barbilla a mi niña.

La sentí apretujarse en mi pecho. Tratando de fusionarse en mi cuerpo. Su lenguaje corporal gritaba STOP… pero él no estaba escuchando. ¿Por qué las personas hacen esto?


“Ella simplemente no quiere hablar”, le expliqué con firmeza.


‘¿Es tímida?’

“No particularmente. Simplemente no tiene ganas de hablar” reiteré.


Empecé a contarle nuestros planes para la noche con mis hijos. A propósito lo saqué del tema.

‘Deberías enseñarle algunos modales. ¡Al menos debería ser educada!’ -dijo.

Lo miré. Lo miré y recordé todas las veces que la gente había ignorado mi incomodidad. Abuelos que exigieron abrazos. Tías persiguiéndome para ‘robarme un beso’. Me hicieron cosquillas hasta que no pude respirar y fue muy lejos de la diversión. Amigos de la familia que exigían que les hable o sonría. Extraños que exigieron monerías…

Recordé las veces que me llamaron maleducada porque no tenía ganas de hablar. Recordé todas las veces que me vi obligada a poner la comodidad de otras personas por encima de la mía.

Recordé la vez que un hombre en un club me llamó frígida porque lo aparté cuando quiso bailar frotándose sobre mi cuerpo. Una “amiga” riéndose y diciéndome que estaba bien. Que me relaje y baile con él. Sólo se estaba divirtiendo inofensivamente … Y el hombre era amigo de su novio ¿Quería arruinar su noche siendo maleducada?


Recordé que quería ir a casa pero sentí que no podía porque ofendería a mi amiga. Recordé haber llorado más tarde porque me había sentido muy incómoda y atrapada toda la noche.

No es sólo una lección lo que le estoy enseñando a mi hija.

¡La comodidad y los sentimientos de mi hija son importantes!

No le debe nada a nadie … Y cuando se siente incómoda, no tiene que fingir que está bien para acomodarse al ego de otra persona.


‘Ella no ha sido descortés. ¡Ella no tiene porqué hablar! “, le dije al señor.

Luego me volví hacia mi hija y le hablé claramente para que ella pudiera escucharme y para que él también escuchara… 

‘Hija, NO tienes que hablar con esta persona si no quieres. 

La gente NO puede hacerte sentir mal. ¡Puedes decirle que se detenga, y si no escucha, entonces es él el que se equivoca y debes asegurarte de que él lo sepa!

Si la gente no te escucha, puedes gritar: “¡Basta, ahora mismo! Déjame en paz y sigues gritando hasta que te escuchen.


El hombre farfulló y murmuró algo parecido a “otra loca suelta” o algo así. Y luego se cambió de lugar. Me negué a prestarle más atención… Y con calma, continué nuestro viaje en paz.

Cuando pasamos junto a él para bajar del autobús, dijo en voz alta “¡Ya se a quién salió!”…lo miré a los ojos y respondí: ‘Yo también’.

En este caso, la no interacción de mi hija fue con el señor agresivo del autobús. Otra vez puede ser un pariente que no respeta sus límites. O un amigo de la familia que la invitó a hacer algo que sabe que está mal … 

Un día puede ser un hombre que no escucha cuando dice que NO.
Quiero que sepa que tiene una opción. Ella nunca tiene que quedarse callada para beneficio de otra persona. Ella es poderosa y puede decir BASTA. Quiero que sepa que Parar significa PARARY no significa NO …Y si alguien se ofende por sus límites, ese es SU problema.
¡Hasta pronto, cómplice! Recuerda:

 "PROTEGE A TUS HIJOS,
 ... A LOS NIÑOS... A CUALQUIER NIÑO...
A TODOS LOS NIÑOS"



2 comentarios:

El reptiliano opina dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, nunca he visto lógico forzar a un niño a demostrar cariño si no les apetece. Buen post.

Marta Nieves Montero González dijo...

Estimado cómplice:

Te agradezco tu presencia en "nuestro blog" y especialmente, el haber un comentario positivo sobre este artículo, realmente muy interesante.

Espero volverte a ver por aquí cuantas veces te apetezca. Por ello, me despido de ti con un... ¡Hasta luego!

Marta Montero

* Afirmaciones Positivas Para Sanar Tu Vida *

* Afirmaciones Positivas Para Sanar Tu Vida *
Louise L. Hay

* Premio Liebster Awards *

* Premio Liebster Awards *
Muchas gracias Estrella

* "Las Fragancias De La Vida" *

* Nuestro Plan De Vida*

* "10 De Las Mejores Frases Del Dr. Martin Luther King" *

* "10 Citas Célebres De Lao Tsé" *

* "10 Citas Célebres de Nelson Mandela" *

* "Nuestros Pensamientos Enemigos" *