* Con mis mejores deseos y con todo mi cariño *

lunes, 8 de junio de 2015

Complicidad Solidaria

"Los niños esclavos"



Bajo este título, Complicidad Solidaria, hoy doy comienzo a una nueva sección que como su nombre sus temas estarán relacionados con argumentos de tipología solidaria, puesto que son asuntos que están ahí, a la orden del día, pero que la sociedad de hoy, en muchas ocasiones, prefiere taparlos con diferentes contenidos menos duros y más complacientes al público en general. 

Por supuesto, a mi también me interesa realizar un blog con un carácter positivo, enriquecedor en valores y sentimientos humanos, de carácter festivo, alegre y en el que todos podamos pasar un buen rato,  pero no puedo negar lo que es evidente a mis ojos y a la finalidad de este blog y que ya he ido dejando algunas pinceladas a la derecha de las entradas, acompañándolas. 

Comienzo esta materia con la dura realidad de más de cinco millones de menores que son objeto de la Esclavitud Infantil, en nuestro planeta y que son obligados a trabajar en las peores condiciones inimaginables.


Más de cinco millones de niños y niñas en todo el mundo -podrían llegar a ocho millones- son esclavos. Ocupan de manera forzada empleos que ni los adultos elegirían si se les diera la oportunidad. 

Ellos son una mínima porción de los más de 200 millones de pequeños que trabajan en todo el mundo, pero son quizá quienes más sufren, sin ánimo de reducir ni un ápice el sufrimiento del resto de menores que trabajan para ayudar a sus familias, para saldar deudas contraídas por estas o como un ejercicio humano de supervivencia porque las enfermedades, los desastres naturales o el infortunio les dejaron huérfanos. 

El día 16 de abril, es el Día Mundial contra la Esclavitud Infantil, una jornada que no se celebra, sino que reivindica el fin de una situación que jamás debió iniciarse.

La esclavitud se da cuando "una persona es propiedad de otra, para quien está obligada a trabajar, sin voz alguna en lo que le sucede." "Las personas esclavas, además pierden la voluntad porque son retenidas por la fuerza, desde que son capturadas, compradas o por nacimiento, y no se les permite abandonar ni rechazar el trabajo".



Al hablar de esclavitud, también se ha de tener en cuenta los tipos: la sexual y la doméstica

La esclavitud sexual suele ser más frecuente. Los menores, especialmente las niñas, suelen ser vendidas como esclavas sexuales por quienes participan en conflictos armados o quienes se dedican al más perverso y malvado de las formas de turismo


Por otro lado, la esclavitud doméstica, aunque también es experimentada sobre, todo por niñas, suelen sufrir castigos extremos como, golpes con planchas ardiendo, flagelaciones y quemaduras con agua hirviendo en sus cuerpos (según Save The Children). 


La ONG Manos Unidas, también ha denunciado la situación de los restavek o "niños en domesticidad", de Haití, que podrían ser más de 300. 000 convertidos en sirvientes por familiares que viven en la ciudad y que acuden a visitarles al campo con la intención oculta, de aprovecharse de ellos. "Hacen las tareas de la casa, acarrean agua, cocinan, acompañan a la escuela a los niños de la familia y una largo etcétera de obligaciones, que les roban la niñez y la salud. Los restavek no reciben ningún salario y sólo esperan el momento de hacerse mayores para poder liberarse. Mientras tanto sobreviven maltratados, mal nutridos, mal alojados, sin salarios y sin ir a la escuela", señala Manos Unidas. 

Plan Internacional ha advertido de este tipo de prácticas realizadas en Nepal, donde las "niñas Kamalari" son obligadas desde muy pequeñas, sobre los ocho o nueve años, a trabajar en labores domésticas, costumbre de hace más de un siglo para que las pequeñas se entrenaran en dichas tareas. Las niñas son enviadas a trabajar como sirvientas a casas de familias adineradas, generalmente terratenientes, donde la mayoría de las veces no conocen ni el idioma, se ven solas, sin apoyo emocional de ningún tipo y generalmente, son víctimas de la violencia física y el abuso sexual. 

Existen formas para luchar contra esta barbarie en los distintos países, que están recogidas en el Convenio número 182 de la OIT y que han firmado esas naciones para erradicar la esclavitud. Estas formas de actuación son las siguientes:

1.- Programas de acción:

Su objetivo es eliminar "como medida prioritaria" las peores formas de trabajo infantil. Lo importantes es que se pide que se tenga en cuenta la opinión de los pequeños directamente afectados, de sus familias y, cuando proceda, de otros interesados. Así se pretende, entre otras cuestiones, "impedir la ocupación de niños en las peores formas de trabajo infantil o librarlos de ellas, protegerlos contra las represalias y garantizar su rehabilitación e inserción social con medidas que permitan atender a sus necesidades educativas, físicas y psicológicas. "

2.- Trabajo peligroso:

Se insta a detectar cuáles son estos trabajos, dónde se llevan a cabo y, en caso de que alguno fuera aceptado, debería legislarse la autorización del empleo a partir de los 16 años, "siempre que queden plenamente garantizadas la salud, la seguridad y la moralidad de esos niños y que estos hayan recibido instrucción o formación profesional adecuada y específica en la rama de actividad correspondiente".  

3.- Aplicación:

Es el aspecto relevante para que todo lo anterior sea eficaz. Para ello, se considera esencial que se mantenga información actualizada sobre la naturaleza y el alcance del trabajo infantil, siempre que se pueda, con datos desglosados por sexo, grupo de edad, ocupación, rama de actividad económica, realidad en el empleo, asistencia a la escuela y ubicación geográfica. 

La esclavitud infantil significa desigualdad


Manos Unidas denuncia que las cifras de tráfico de menores y de esclavitud infantil han aumentado sobre todo en los últimos años en África Occidental, por parte de grupos como Boko Haram, que "captan menores para entrar en sus filas".  

Según la portavoz de esta organización, Ana Muñoz, indica que estos grupos "ofrecen dinero y dan un estatus y un objetivo para su vida" a los niños y jóvenes. Sin embargo, éstos viven "en muchos casos" esclavizados. La pobreza y la falta de oportunidades son decisivas para los menores; de ahí, que la clave de todo ello sea la educación: "es la herramienta que abre puertas a un futuro mejor". 


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Esto y más lo hemos hecho los hombres... todos.. también los que vemos y callamos las injusticias..por miedo a terminar como Iqbal o peor aún por indiferiencia. Es poco lo que podemos hacer porque hasta la policía y los gobiernos estan involucrados, la ambición y el poder estan de por medio. Gracias Vesta por alzar tu voz, y aunque es solo "un grano de arena" nos dás el ánimo a poner otro grano nosotros... algún día veremos a todos los niños jugando en su bicicleta... sin miedo. NO AL TRABAJO INFANTIL!!

Vesta Vesta dijo...

Muchas gracias por tu aporte a esta entrada con tu valioso comentario. Creo que al menos, debemos no ser "indiferentes" ante toda esta cruel realidad para tantas criaturas inocentes y libradas de su infancia para siempre. Creo que todos, de alguna manera, debemos aportar nuestro granito de arena. Por favor, vuelve cuando quieras y si te apetece, firma con tu nombre para poder saber quién eres y poder dirigirme a ti. En cualquier caso, muchas gracias y ¡hasta pronto, cómplice!
¡Sé feliz!

Vesta

* Premio Liebster Awards *

* Premio Liebster Awards *
Muchas gracias Estrella

* Afirmaciones Positivas Para Sanar Tu Vida *

* Afirmaciones Positivas Para Sanar Tu Vida *
Louise L. Hay

* "Las Fragancias De La Vida" *

* Nuestro Plan De Vida*

* "10 De Las Mejores Frases Del Dr. Martin Luther King" *

* "10 Citas Célebres De Lao Tsé" *

* "10 Citas Célebres de Nelson Mandela" *

* "Nuestros Pensamientos Enemigos" *