domingo, 3 de mayo de 2015

Mi cuerpo

"¡Bendito sea mi cuerpo!"



El cuerpo, mi cuerpo, es lo mejor que me ha pasado. Todo lo que me sucede y lo que hago es a través de él: el placer, el dolor, la risa, el calor, el frío, escribir, ver, disfrutar, comer, sufrir, amar, dormir.

Mi vida sucede en mi cuerpo, mi mente es mi cuerpo, mi espíritu está en mi cuerpo, mi alma se une a mi cuerpo, mi creatividad sale de mi cuerpo. Nada más por eso lo adoro, si pudiera agarrarlo todo a besos lo haría: mi cuerpo me dice que estoy viva y cómo es la vida que llevo. Y todo esto lo digo y escribo con el corazón, aquí, frente al ordenador, porque si me paro frente al espejo la cosa es otra: mi cara es, los surcos que ha dejado las lágrimas y las sonrisas y también esas manchas de la edad que se unen a mis innumerables pecas sin más; mi busto quiere mirar hacia abajo de forma incontrolada; mi panza es una bola contenida que me impide ver mi pie izquierdo y a mi otro pie "trucado"; mi pierna izquierda está congestionada y su piel parece papel de liar tabaco, donde se deja ver un impresionante gama de colores ocres y rojizos que le dan cierta personalidad y por supuesto la derecha, mitad humana y mitad de muñeca, con la puedo seguir mi camino.

Mi cuerpo es toda esa grandiosidad que he escrito, también el tuyo, pero el espejo frío no es la herramienta que necesito para verlo. Si mis "piernas" me sostienen todo el día, son fuertes y firmes (aunque mi tobillo engorde cuando camino). Si mis "pies" me llevan a donde quiero, están preciosos (a pesar del talón descuidado y los dedos hinchados). Si mis ojos me permiten ver las letras que escribo, son una bendición (aún con las arrugas). Si mis manos me permiten tocar el cuerpo de mis seres queridos, acariciar a mis perros y hacer de comer,... son divinas (con todo, secas y con calambres).

Para valorar mi cuerpo necesito verlo como si fuese el más querido de mis hijos, que jamás tuve. Mi cuerpo es mi hijo y yo lo adoro como su madre que soy: lo cuido, lo quiero, lo acepto, lo cultivo, lo mejoro, lo perdono. El espejo me dice lo que ven los otros, los que no me quieren, pero no me dice cómo soy, los que me quieren. Así que en una de las paredes de mi habitación la he rellenado de corazones que decoran mi vista para que me recuerde, cada vez que me voy a la cama y me desprendo de la prótesis de mi pierna derecha y queda al descubierto mi cuerpo tal cual es, que la imagen que me devuelve al mirar se fusionan una con la otra, y me devuelven una imagen siempre amorosa de mi cuerpo, llena de amor. No sabes qué bien funciona, porque claro que me sigue señalando mi realidad, pero también me dice la maravilla que llego a ser.

Esos corazones, por el tiempo, tengo que lustrarlos cada semana, porque si el amor con que me miro no se renueva, queda desaseado y falseado. Salgo de esta habitación cada mañana dispuestísima a la vida, sabiendo que soy este cuerpo enfermo e imperfecto. Reconociéndome así soy capaz de ser creativa y hacer muchas cosas imperfectas, sanas y bellas. La creatividad no es perfecta, sólo es creativa.

Yo, producto de la creación divina y del amor de mis padres (y de la inestimable ayuda de los profesionales sanitarios), soy buen ejemplo de ello.




¡Hasta pronto, cómplice!



No hay comentarios:

* Premio Liebster Awards *

* Premio Liebster Awards *
Muchas gracias Estrella

* Afirmaciones Positivas Para Sanar Tu Vida *

* Afirmaciones Positivas Para Sanar Tu Vida *
Louise L. Hay

* "Las Fragancias De La Vida" *

* Nuestro Plan De Vida*

* "10 De Las Mejores Frases Del Dr. Martin Luther King" *

* "10 Citas Célebres De Lao Tsé" *

* "10 Citas Célebres de Nelson Mandela" *

* "Nuestros Pensamientos Enemigos" *

* Fibromialgia *

* Guía de Ejercicios para Personas con Fibromialgia *