lunes, 23 de marzo de 2015

El poder que tienen las palabras


La lengua, a pesar de ser un pequeño órgano del cuerpo humano, posee un enorme poder, capaz de causar una gran conmoción al ser utilizada sea para los fines que se propongan. 

¡Qué belleza, ternura y cariño muestra cuando una madre la usa para cantar armoniosamente alguna nana para su bebé y cómo reacciona éste al escuchar tan lindas palabras que le conceden paz, sosiego y la tranquilidad, al haber reconocido la dulce y adorada voz de su madre!


Sin embargo, en otras ocasiones, usamos la lengua para emitir un lenguaje despiadado, cruel, infame,... que se nos clavan como auténticas dagas en nuestro corazón. Hay veces que estos puñales, cuando son utilizados para realizar un mal o daño mayor, son empuñados por personas que o bien, llevados por el acaloramiento del momento, llegan a causar espantosas heridas arduas de cauterizar y que convierten en repulsivas cicatrices que permanecen en nuestra alma para siempre, aunque se haya intentado por todos los medios posibles curar; o bien, lenguas afiladas, que llegan a sajar parte de nuestros sentimientos o de nuestras emociones y que nos debilitan igualmente, para el resto de nuestra existencia. 

Así pues, según se haga uso de la lengua, así será el resultado que provoque ésta. De ahí, su gran poder. 



Pero también es poseedora de hacer el bien, de sanar, de consolar, de tranquilizar, de aliviar, de reconfortar, de reanimar, de serenar, de aplacar, de gozar, de alegrarse, de... llegar a enmendar un corazón quebrado; o de animar y estimular un corazón hastiado, desinteresado en seguir viviendo. 

Una palabra adecuada, puede lograr que una persona vuelva a tener confianza en sí misma o en los demás. esperanza o el estímulo necesario para que una persona enferma o desanimada, que se sienta abatida, perdida y confundida, pueda volver a remontar el vuelo y salir del abismo en el que se encuentra. 


Porque es algo evidente, para bien o para mal que, las palabras no dejan huella patente y de eso se aprovechan muchos maltratadores, los conocidos chantajistas emocionales, los líderes o cualquier que pueda llegar a ser guía o jefe de un grupo. 


De ahí, la gran importancia y trascendencia que poseen las palabras en nuestras vidas puesto que, nos pueden condicionar, esclavizar, ensalzarnos o hundirnos, hacernos sentir seres humanos realizados con una gran autoestima o no, fuerte o débiles, bondadosos o injustos, ingenuosos o maliciosos, provechosos o perjudiciales, gratos y agradables o desagradables o molestos,... Y así, se podía seguir, pero únicamente se estaría calificando el resultado que determinadas palabras en determinados momentos, influyeron en nosotros y nos olvidaríamos de los más importante que las palabras, ya sean positivas o negativas, actúen en un ser humano de igual forma, lo realmente primordial y fundamental es que están dichas por la lengua de otro ser humano y es en éste, en el que se debe de centrar nuestros esfuerzos de cambio y solidaridad para obtener personas intelectual y emocionalmente sanas, que persigan el bien de los otros como el de ellos mismos y que sean capaces de generar palabras, predominantemente con poderes reconciliadores y fraternales.




¡Hasta pronto, cómplice!



Vesta



No hay comentarios:

* Premio Liebster Awards *

* Premio Liebster Awards *
Muchas gracias Estrella

* Afirmaciones Positivas Para Sanar Tu Vida *

* Afirmaciones Positivas Para Sanar Tu Vida *
Louise L. Hay

* "Las Fragancias De La Vida" *

* Nuestro Plan De Vida*

* "10 De Las Mejores Frases Del Dr. Martin Luther King" *

* "10 Citas Célebres De Lao Tsé" *

* "10 Citas Célebres de Nelson Mandela" *

* "Nuestros Pensamientos Enemigos" *